Sandra es sonriente, impulsiva y tiene una extrema sensibilidad con la cámara

La organización es su religión. Le apasiona escuchar música de todos los estilos, bailar, los tattoos y, sobretodo, disfrutar al máximo mientras trabaja.

Es tremendamente romántica, de las que lloran en las bodas, aun estando detrás de la cámara.

Su forma de trabajar es cercana, íntima, respetuosa y fiel a la realidad. Intentando pasar desapercibida en todo momento. Cuidando bien de todos los detalles, y con una estética personal muy natural.

Trabaja en cualquier parte del mundo, sólo tenéis que decir donde queréis que vaya para documentar vuestra historia.

Ésta soy yo en un día de boda. A carcajada limpia o plan ninja, pero siempre bien mona 🙂

¿Cómo os llamáis? (requerido)

¿Cómo nos has conocido? (requerido)

Déjanos tu mail (requerido)

Teléfono (requerido)

- Datos del evento -

Fecha

Lugar del enlace

¿Alguna duda?