Estamos rodeados de números, cuando nacemos, ya pertenecemos a un listado numérico. Somos un número determinado de hermanos o hijos, pero el número 2 está asociado a pareja.